El Agua Mineral Natural Lunares brota en Jaraba, lugar privilegiado del Sistema Ibérico situado en el valle del Mesa, a 763 metros sobre el nivel del mar y junto al enclave natural del Monasterio de Piedra, un ecosistema único.

   

El Agua de Lunares es el resultado de un ciclo hidrológico en el que la tierra actúa como un sabio laboratorio natural. La orografía de la zona y la estratificación rocosa crean un escenario ideal para que se desarrolle un lento y mágico proceso que durará años. Así adquirirá toda su riqueza en minerales y oligoelementos manteniendo una temperatura, un pH y una composición siempre constantes. Finalmente es embotellada en su estado natural. Un largo ciclo en el que el Agua de Lunares adquiere su pureza y convierte a cada botella en un manantial de salud.

 
Inscrita en el registro mercantil de Zaragoza, tomo 79, folio 101, hoja 2253 CIF: A-50-005891